Cómo hacer una casa mucho más amigable para las personas de tercera edad en sillas de ruedas o andadores

14 Febrero 2017

Alrededor de 2 millones de adultos mayores en los EE.UU. usan sillas de ruedas , según la Oficina del Censo de Estados Unidos; otros 7 millones utilizan bastones, muletas o andadores. Ese número se irá incrementando con el envejecimiento de la población. Dentro de veinte años, 17 millones de hogares en Estados Unidos incluirán al menos un adulto mayor con movilidad deficiente, según se desprende de un informe realizado desde el Centro Común de la Universidad de Harvard para el Estudio de Viviendas.

Los investigadores en el centro de Harvard encontraron que menos del 10 por ciento de las personas mayores viven en casas equipados con las características básicas que mejoran la accesibilidad: entradas sin escalones y pasillos o puertas necesarias para personas con sillas de ruedas o andadores.

A continuación, se adjunta un listado para solucionar los problemas más comunes en las personas de la tercera edad con movilidad reducida:

  • Rampas: en las puertas de acceso a las viviendas.
  • Puertas: Deben ser de 34 a 36 pulgadas de ancho para permitir un fácil acceso.
  • Las personas en sillas de ruedas tienen un alcance de 24 a 48 pulgadas. Eso significa que no serán capaces de alcanzar los objetos en los gabinetes sobre los mostradores de cocina o lavabos de baño.
  • Además, los enchufes eléctricos deberán ser elevados a 18 pulgadas de su altura habitual y a 14 los interruptores de luz en las paredes.
  • Los frigoríficos con puertas de lado a lado son preferibles a los de las zonas del congelador en la parte inferior o en la parte superior. 
  • Es necesaria una lavadora de carga frontal de lado a lado para permitir un fácil acceso.
  • Ducha con pasamanos y asiento de ducha. Se aconsejan, incluso, barras de agarre y baldosas de piso antideslizante alrededor del inodoro.
  • Un soporte de papel higiénico móvil será mejor que una unidad basada en la pared para alguien con artritis que tiene problemas para extender un brazo hacia los lados.

El estudio considera que, realmente, no se necesita mucho esfuerzo o gasto para diseñar casas o apartamentos adaptados para las personas mayores con movilidad reducida. 

FUENTE http://khn.org/news/how-to-make-a-home-much-more-friendly-to-seniors-using-wheelchairs-or-walkers/



Este proyecto se basa en la idea de que la salud en las personas mayores debe medirse en términos de su funcionalidad, y no como una enfermedad que determine la esperanza de vida, la calidad de vida, y los recursos o apoyos que necesita cada persona. El objetivo es mantener un nivel de funcionalidad que supere el más alto grado de autonomía posible en cada caso.

Ver proyecto ViviFrail

La Sociedad Española de Medicina Geriátrica tiene carácter privado y carece de fines lucrativos. Entre sus objetivos están la promoción del estudio y desarrollo de la Geriatría.

más sobre nosotros

Síguenos en TWITTER

¿Aún no eres socio de SEMEG?
Conoce todas las ventajas