Ocho reglas de oro a la hora de visitar a residentes

16 Julio 2020

Con el objetivo de contribuir al control de la pandemia originada por la COVID-19, la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (Aeste) ha establecido ocho breves recomendaciones para que los encuentros entre residentes y familiares se realicen con las máximas garantías de seguridad.

Desde AESTE se alerta que, si se baja la guardia o no se actúa con la precaución que requiere el virus, se podrían ver comprometidos los avances experimentados durante las últimas semanas. En este sentido, esta asociación recomienda seguir estas «ocho reglas de oro para las visitas» ante la situación de nueva normalidad de sus centros sociosanitarios:

  1. Se recomienda retrasar voluntariamente la salida de los mayores fuera de los centros residenciales. Somos conscientes de las ganas y necesidades tanto de los mayores como de sus familias, pero cada salida supone un riesgo para la persona mayor, los trabajadores y el resto de residentes.
  2. Se aconseja tener en cuenta que un solo contagio obligaría a prohibir las visitas en el centro, por lo que cada cita puede suponer un riesgo determinante.
  3. Se exhorta realizar las visitas avisando previamente a los centros y/o que, en medida de lo posible, se hagan por parte de los mismos cuidadores y familiares. Al llegar al centro, recomendamos no hacer ningún desplazamiento que no hayan indicado los profesionales del mismo.
  4. Se sugiere que los usuarios únicamente salgan solos o acompañados por su cuidador o visitante habitual, evitando la visita a domicilios particulares, restaurantes o celebraciones con amigos.
  5. Visitantes y residentes deberían hacer uso de la mascarilla permanentemente, tanto dentro como fuera de los recintos, salvo durante horas de comida y tan solo por parte de los usuarios.
  6. Familiares y residentes deberían respetar la distancia de seguridad de 1,5 metros, tanto en relación a los residentes, como en relación a los trabajadores. Desde Aeste somos conscientes de las ganas que tenemos de abrazar y besar a nuestros mayores pero debemos esforzarnos entre todos ya que se trata de una cuestión de salud.
  7. Familiares y residentes deberían mantener una higiene de manos constante: tanto antes de llegar a los centros, como durante las visitas mediante el líquido higienizante que se facilita desde los mismos.
  8. Más en particular, es importante que las familias respeten las normas de cada centro cuando realicen las visitas. Cada instalación tiene sus requerimientos y características, sus horas de salida de las habitaciones, sus horas de paseo por las zonas comunes y sus actividades grupales. Los profesionales están encantados de dar las indicaciones pertinentes tanto a familiares como a residentes.

El secretario general de Aeste, Jesús Cubero, recuerda que “la responsabilidad es compartida. Los protocolos aprobados y ya en marcha en las residencias son fundamentales, pero necesitan de la colaboración y la corresponsabilidad de familiares y del resto de la ciudadanía”.

Fuente: geriatricarea.com



Este proyecto se basa en la idea de que la salud en las personas mayores debe medirse en términos de su funcionalidad, y no como una enfermedad que determine la esperanza de vida, la calidad de vida, y los recursos o apoyos que necesita cada persona. El objetivo es mantener un nivel de funcionalidad que supere el más alto grado de autonomía posible en cada caso.

Ver proyecto ViviFrail

La Sociedad Española de Medicina Geriátrica tiene carácter privado y carece de fines lucrativos. Entre sus objetivos están la promoción del estudio y desarrollo de la Geriatría.

más sobre nosotros

Síguenos en TWITTER

¿Aún no eres socio de SEMEG?
Conoce todas las ventajas