Vivifrail, seleccionado como buenas prácticas por la Unión Europea

04 Agosto 2017

El proyecto europeo VIVIfrail, en el que participan el presidente de SEMEG, Álvaro Casas; y la vicepresidenta, Cristina Alonso Bouzón, ha sido seleccionado como “buenas prácticas” por un panel de expertos de la Dirección General de Educación, Juventud, Deporte y Cultura de la Comisión Europea. La iniciativa, concluida el pasado diciembre tras dos años de trabajo, ha tenido como objetivo promocionar, en las personas mayores de 70 años, el ejercicio físico para la prevención de las caídas y de la fragilidad. Socios de cinco países (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido) han trabajado en el citado proyecto, que se ha enmarcado en la Estrategia de Promoción de la Salud y Calidad de Vida en la Unión Europea.

El sello de “buenas prácticas” distingue proyectos europeos ya finalizados y financiados por la Comisión Europea a través del programa Erasmus+ y anteriores, debido a “su impacto, contribución a la formulación de políticas públicas, resultados innovadores y/o enfoque creativo”, según este órgano ejecutivo de la Unión Europea. Dicha calificación, entre otras medidas de visibilidad, permitirá al proyecto coordinado por la Universidad Pública de Navarra, aparecer calificado como “buenas prácticas” en la plataforma “online” de resultados de proyectos Erasmus+.

INVESTIGADORES PARTICIPANTES

El proyecto VIVIfrail, que ha sido coordinado por el catedrático de Fisioterapia de la UPNA Mikel Izquierdo Redín, ha contado con la participación de Nicolás Martínez Velilla y Álvaro Casas Herrero (Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Navarra — CHN), los investigadores Leocadio Rodríguez-Mañas y Cristina Alonso Bouzón (Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Universitario de Getafe, España), los profesores Roberto Bernabei y Antonio Sgadari (Universidad Católica del Sacro Cuore de Roma, Italia), Andreh Zeyfang (Universidad de Ulm, Alemania), Bruno Vellas (Hospital Universitario de Toulouse, Francia) y Alan Sinclair (organización Diabetes Frail, Reino Unido).

Los socios del proyecto han diseñado un programa de entrenamiento que combina fuerza, equilibrio y marcha entre mayores de 70 años, ya que la inactividad es el principal factor de riesgo en la fragilidad. “Prevenir la discapacidad en las personas mayores actuando sobre la fragilidad es posible, dado que esta última se puede detectar y es susceptible de intervención”, señala Mikel Izquierdo.

Para divulgar el citado programa de entrenamiento, los investigadores han editado diversos materiales gratuitos dirigidos a profesionales sanitarios y del ámbito de la actividad física y el deporte. Se trata de una guía educativa, una aplicación para dispositivos móviles (teléfonos inteligentes y tabletas) y un libro electrónico, que están accesibles a través del sitio web del proyecto: www.vivifrail.com.

Además, el profesor Mikel Izquierdo participará como experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el desarrollo de la nueva guía para el cuidado integral de las personas mayores, dentro de la Estrategia de Promoción de la Salud y la Calidad de Vida que este organismo de las Naciones Unidas tiene en el mundo.

 



Este proyecto se basa en la idea de que la salud en las personas mayores debe medirse en términos de su funcionalidad, y no como una enfermedad que determine la esperanza de vida, la calidad de vida, y los recursos o apoyos que necesita cada persona. El objetivo es mantener un nivel de funcionalidad que supere el más alto grado de autonomía posible en cada caso.

Ver proyecto ViviFrail

La Sociedad Española de Medicina Geriátrica tiene carácter privado y carece de fines lucrativos. Entre sus objetivos están la promoción del estudio y desarrollo de la Geriatría.

más sobre nosotros

Síguenos en TWITTER

¿Aún no eres socio de SEMEG?
Conoce todas las ventajas