Por favor, dejen de disparar al pianista

16 Junio 2020

Desde la primera semana de marzo, España está sufriendo su mayor crisis sanitaria en el último siglo. En sólo tres meses, más de 244.000 españoles han sido infectados por el nuevo virus SARS-CoV2 y más de 27.000 han fallecido, según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social del Gobierno de España.

Sus principales víctimas han sido las personas mayores: más del 85% del total de muertos eran mayores de setenta años y se calcula que de los casos confirmados, aproximadamente, el 50% eran personas mayores que vivían en residencias. Este último porcentaje es inferior al que se ha producido en otros países como Bélgica, Francia, Reino Unido o Canadá, pero no por ello menos abrumador. Además, existe una enorme variabilidad entre las diferentes Comunidades Autónomas españolas. En unas el porcentaje del número total de fallecidos en residencias frente el total de muertos ha supuesto alrededor del 40% (como Baleares, Andalucía, el País Vasco o la Comunidad de Madrid) frente a otras donde han alcanzado porcentajes por encima del 80%.

Las razones de esa elevada mortalidad han sido ampliamente expuestas por organismos nacionales e internacionales e incluyen la escasísima capacidad de resiliencia de muchas de las personas mayores que viven en residencias (lo que las hace víctimas propiciatorias para enfermedades como la COVID-19) y la facilidad para la transmisión del virus una vez que éste entra en la residencia (motivado por las condiciones de convivencia y la necesidad de cuidados que en ellas se dan).

El 13 de marzo de 2020, poco después de comenzar la pandemia, la Dirección General de Coordinación Sociosanitaria convocó a responsables de Unidades de Geriatría y Jefes de Servicio de Geriatría de los Hospitales de Madrid a una reunión para analizar cómo afrontar la posible repercusión de la pandemia en las personas mayores de las residencias en la Comunidad. Los geriatras participaron en el desarrollo de protocolos, junto con otros profesionales, utilizando su conocimiento, la evidencia científica disponible y la experiencia de los colegas de China e Italia.

Una de las medidas que se adoptó fue la de aumentar el apoyo que, desde la Red asistencial dependiente de la Consejería de Sanidad, se pudiera prestar a las residencias, dependientes de la Consejería de Asuntos Sociales y con una elevadísima representación del sector privado. Esta colaboración se operativizó en la figura del geriatra de enlace, cuya función, además de sus tareas hospitalarias habituales, era mantener un contacto permanente 14 horas al día (desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche) con todas las Residencias de su área de salud. La labor de este geriatra era actuar de consultor, ayudando al personal sanitario de las residencias en la toma de decisiones clínicas. Esta toma de decisiones se ha basado siempre en criterios clínicos y éticos ampliamente discutidos y aceptados en la comunidad científica nacional e internacional. Las decisiones eran acordadas con el profesional sanitario de la residencia, teniendo en cuenta los medios y capacidades de cada centro, con el objetivo de garantizar el mejor tratamiento y en el medio que mejor se adecuaba para ello. En ningún caso las decisiones tomadas han seguido instrucciones de poderes políticos.

Los Geriatras gestionaron en muchos casos las vías más operativas para el aislamiento, el cuidado o la derivación al hospital, y, de hecho, más de 10.000 personas mayores institucionalizadas llegaron a ser trasladadas a Urgencias en la Comunidad de Madrid. Además, hacían recomendaciones sobre pruebas diagnósticas, facilitaban la provisión de oxígeno, establecieron circuitos para dotar a las residencias de  fármacos de la Farmacia Hospitalaria que llegaban gracias a la colaboración de Protección Civil, incluyendo broncodilatadores, analgésicos, sueroterapia, antibióticos o medicación para control de síntomas y estuvieron disponibles para el  seguimiento telefónico de aquellos pacientes que se trataron en las residencias. Algunos de ellos se desplazaron a las residencias a ver a los mayores, a llevar EPIs (incluso en sus coches particulares), a suplir las necesidades humanas y materiales que presentaban algunas residencias, aunque no estuviera en sus funciones la responsabilidad de cubrir dichas necesidades. Los geriatras de la Comunidad de Madrid fueron más allá de lo exigible en función de las obligaciones marcadas en sus puestos y contratos.

Nuestras decisiones y actuaciones son y serán siempre clínicas, basadas en la mejor evidencia científica disponible  y con el objetivo de facilitar unos cuidados integrales que mejoren la calidad de vida de nuestros pacientes.  Por tanto, no podemos sino mostrar nuestra mayor disconformidad y desagrado hacia recientes manifestaciones que de manera frívola e irresponsable se están vertiendo en los últimos días en los medios de comunicación en lo que a veces parece un intento de descargar responsabilidades propias en quien no ha hecho sino colaborar para minimizar el desastre.

El hecho de que la Comunidad de Madrid se encuentre entre las Comunidades Autónomas españolas con un porcentaje de fallecidos en residencias más bajos, pone de manifiesto que la figura del geriatra de enlace en ningún caso ha generado una mayor mortalidad de las personas mayores en las residencias.

Ojalá que todos los que participamos en la provisión de cuidados a las personas mayores seamos capaces de sacar las enseñanzas apropiadas de lo que acabamos de vivir, de lo que aún estamos viviendo. Y que el esfuerzo que hemos hecho entre todos tenga continuidad y se consolide en una estructura estable de colaboración y coordinación entre las residencias y los Servicios de Geriatría y los geriatras, como parte de un sistema de cuidados de largo plazo tal y como recomiendan los Organismos Internacionales. Indudablemente, redundará en beneficio de las personas mayores que en ellas pasan la última etapa de sus vidas.

Pero mientras tanto, por favor dejen de disparar al pianista. Dejen de disparar a los geriatras.

 

Sociedad Española de Medicina Geriátrica

 

Mas información

secretaria@semeg.es

Tfno. 687 42 50 91 (Departamento de comunicación)

 



Quiénes Somos

La Sociedad Española de Medicina Geriátrica tiene carácter privado y carece de fines lucrativos. Entre sus objetivos están la promoción del estudio y desarrollo de la Geriatría; la contribución, a través de una labor de investigación y asesoramiento, en la solución de los problemas que plantea el perfeccionamiento de la asistencia geriátrica en España y el apoyo a la formación de todos aquellos profesionales implicados en el cuidado y atención de los ancianos.

más sobre nosotros

Formación y docencia

La SEMEG desea una formación continuada de sus profesionales a través de cursos, conferencias, congresos y cualquier herramienta que sirva para mejorar a los profesionales y su atención al anciano.

ver más

Síguenos en TWITTER

  • 🔬 #PildorasGBE | Evaluación de eventos adversos tras suspensión de inhibidores de acetilcolinesterasa ✍️ Brian Vás… https://t.co/MLBLXFOn8y
    PildorasGBE
    06/07/2020
  • The effect of frailty on survival in patients with COVID-19 (COPE): a multicentre, European, observational cohort s… https://t.co/PVFoezMHOn
    03/07/2020
  • RT @TheLancet: NEW—In a large population of patients admitted with #COVID19, disease outcomes were better predicted by #frailty than either…
    frailty
    01/07/2020
  • 🔬 #PildorasGBE | Tratamiento antihipersensivo: ¿mejor al acostarse? ✍️ Beatriz Ares Castro-Conde ℹ️… https://t.co/CYMvHDMOBl
    PildorasGBE
    29/06/2020
  • RT @AGSJournal: Mortality in Older Patients with Covid-19. #geriatrics https://t.co/fXgkZdwQeD
    geriatrics
    28/06/2020
  • RT @SJSantaeugenia: De lectura imprescindible: “Se acabaron los aplausos y pasamos a los dedos acusadores. Mientras tanto, la amenaza de un…
    28/06/2020
  • RT @manxego: Interpreting Diagnostic Tests for SARS-CoV-2 https://t.co/ulwc6QFzFy Un buen resumen. Los PCR positivos más allá de las 3 s…
    28/06/2020
  • RT @DLVetrano: Finally out in @NatureComms our little child “Twelve-year clinical trajectories of #multimorbidity in a population of older…
    multimorbidity
    27/06/2020

¿Aún no eres socio de SEMEG?
Conoce todas las ventajas